Revistas Científicas Electrónicas: el caso de éxito de REDIB

25 de julio de 2017
Categoría:
Escrito por: Beatriz Alonso
Revistas Científicas Electrónicas: el caso de éxito de REDIB

Desde hace unos años ha venido proliferando el número de revistas científicas que se publican en acceso abierto y están disponibles en la web. Tanto es así, que muy pocos han conservado la versión impresa por su alto coste de publicación y distribución.

Ante esta proliferación de recursos en la web, se hace necesaria la creación de plataformas de almacenamiento y búsqueda de las mismas, que faciliten el acceso a los contenidos. Estas plataformas utilizan el protocolo OAI-PMH para recolectar los metadatos (no los propios documentos) y permitan realizar búsquedas federadas sobre multitud de recursos.

Buen ejemplo de ello es REDIB (Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento Científico), que es una plataforma de agregación de contenidos científicos y académicos en formato electrónico producidos en el ámbito iberoamericano y que sustituye al anterior portal e-Revistas.

Esta plataforma, creada por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y UNIVERSIA (Red de universidades más importantes de Iberoamérica que cuenta con el mecenazgo del Banco Santander), cuenta con una clara vocación de promoción de la innovación tecnológica de las herramientas de producción editorial y tiene ya disponibles más de 1.969 revistas y 609.311 documentos.

Sólo aquellas revistas que cumplen con determinados criterios de calidad pueden pertenecer a REDIB, aumentando de esta forma su visibilidad, aspecto clave para mejorar los factores de impacto.

REDIB cumple así con las funciones de:

  • Facilitar el acceso, difusión y la puesta en valor de la producción científica generada en los países de su ámbito de actuación.
  • Fortalecer y profesionalizar la edición científica.
  • Asesorar a los editores en la administración de revistas electrónicas.

Los destinatarios de esta información son tanto la comunidad académica como la sociedad en general, así como los responsables, gestores y analistas de políticas científicas. Internet asegura el alcance global de esta información.

Abana, como empresa especializada en la gestión de contenidos digitales, colabora en este Proyecto con la gestión de nuevas solicitudes y consultas, actualización de datos, validación de documentos y otras tareas anexas, bajo las directrices de los responsables de REDIB.

Como profesionales de la documentación, forma parte de nuestros retos diarios la formación en nuevas tecnologías y la aplicación de estándares internacionales que permitan el acceso y la preservación de la información digital.

Facebook
Twitter
Email
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo podemos ayudarte?

Contacta con nosotros y te atenderemos sobre cualquier consulta que tengas.